HILARIÓN BRUGAROLAS (1901-1996): vida y obra

Violeta Izquierdo

Universidad Complutense de Madrid

Contexto histórico-artístico

La vida y la obra de Brugarolas coincide con una página importante de la historia política y social de España: la guerra civil y el exilio. La convulsión que para España representó la Guerra Civil provocó el éxodo de una parte importante de la cultura de nuestro país. Los puntos de destino de los artistas exiliados fueron principalmente Latinoamérica y Francia.  París se  convirtió en el referente de gran parte del colectivo de artistas españoles en Francia, pero es necesario reivindicar la existencia  de otro importante foco artístico en el mediodía francés: Toulouse. En esta ciudad se concentraron un número  significativo de pintores y escultores que formaron parte de la cultura local representando la esencia y el carácter del arte español durante décadas. Esta identidad cultural experimentó un nuevo impulso al estrechar lazos y vínculos con la cultura del país de acogida.

La cultura exiliada en Francia y el colectivo de artistas en particular, presentaban en su adversidad, enormes diferencias en cuanto a sus posibilidades de formación y reconocimiento, atendiendo a la elección de París o Toulouse como lugar de asentamiento. Es evidente, que el panorama cultural y artístico en los años cuarenta no era el mismo en París que en Toulouse, y por tanto, la repercusión y el alcance que tuvieron los artistas que optaron por París no tuvo paralelismo con la trascendencia conseguida por aquellos que se instalaron en la ciudad rosa. El reconocimiento adquirido por la Escuela Española de París no tuvo parangón en Toulouse, donde también se podría haber agrupado historiográficamente a ciertos artistas, bajo el epígrafe de La Escuela Española de Toulouse, procurando a sus componentes una proyección en España, similar a la de los anteriores. Esta desigualdad comenzó a cambiar en el año 2002, con la exposición colectiva titulada Artistas españoles exiliados en Toulouse [2] celebrada en 2010 en el conjunto conventual de los Jacobinos que incluyó además de los anteriormente citados otros artistas como Pierre Daura, Apel.les Fenosa, Antoni Clavell (padre e hijo), Francisco Bajén, Martine Vega, Antoni Clavé, Virgilio Vallmajó, Antoni Tàpies, Rosé Subirà-Puig, Arthur Saura y Concha Benedito, abriendo sustancialmente el foco de Toulouse a otros lugares del exilio próximos como Burdeos, Albi o Marsella.

En el colectivo de Artistas Plásticos Españoles afincados en Toulouse, establecimos desde el primer momento una diferencia generacional clara. Un primer grupo de artistas, a los que denominamos Primera Generación, formada por aquellos que nacieron en los albores del siglo XX, a los que la guerra les sorprendió con la edad suficiente para tener formada una conciencia política y en algunos casos un inicio profesional definido. La ruptura con su país, con su cultura de origen, con sus ocupaciones y las necesidades inmediatas de subsistencia les llevaron a establecer un paréntesis, a veces de años, hasta poder reencontrarse de manera permanente con la pintura o la escultura. Entre los nombres a destacar de esta primer grupo encontramos a los pintores: Hilarión Brugarolas, Manuel Campvicens, Francisco Forcadell-Prat, Josep Suau, Pablo Salen, José Alejos, Call, Argüello, Zurita, Espanyol, Izquierdo-Carvajal, Median y los escultores Antonio Alos, Joaquim Vicens Gironella o Mir Clavell.

La Segunda Generación nacidos también en España, aunque dos décadas después que los primeros, cruzaron la frontera aún siendo niños, por lo que se formaron profesionalmente o completaron su formación en Francia. Varios de estos artistas pasaron eventualmente por la Escuela de Bellas Artes de Toulouse, donde contactaron con viejos profesores de la escuela (Bergougnan, Espinasse, Letaudy) y donde adquirieron conocimientos precisos en lo referido a la técnica y aspectos diversos de la pintura para añadir a su aprendizaje autodidacta. La ambivalencia cultural de estos pintores supuso un enriquecimiento de sus propuestas y les situó en un nivel de expresión auténtica, cargada de valores y connotaciones. Esta generación de artistas logró en vida hacerse un hueco en el panorama cultural francés, en ocasiones volvieron a España y se reencontraron con sus raíces adquiriendo nombre y protagonismo en determinados círculos artísticos. Carlos Pradal, Juan Jordá, Rodolfo Fauria-Gort, Balbino Giner (hijo), Antonio Clavell (hijo), forman parte de los españoles desterrados en sus años de infancia que tuvieron como denominador común arte, el exilio y Toulouse.

Dentro del grupo de la Primera Generación de artistas españoles exiliados en Toulouse encontramos a Brugarolas como uno de sus principales exponentes. Un pintor de raíces impresionistas, amante de la pintura al aire libre, cultivador de un lenguaje estético de corte figurativa, pero refrescado por la dicción suelta, por la paleta vivaz y colorista, por la técnica empastada y vigorosa. Una pintura agradable, descriptiva de las bellezas naturales y estimuladoras de los sentidos. Una forma expresiva que habló de una visión personal, sensible, resultado de una introversión sensitiva y psíquica, es decir, una voluntad de arte y ejercer el dominio de unos materiales, de una técnica apropiada para formular esa visión en imágenes. El dominio de todos estos factores le convirtiera en un referente reconocible dentro de este colectivo.

 

                                                barcelone 3      Barcelone - El puerto             barcelone 2        Barcelone - Las Ramblas

 

BIOGRAFÍA

Barcelona (1901-1919)

Hilarión Brugarolas Planas nació en Barcelona el 15 de junio de 1901. Su padre Elíseo Brugarolas tenía un café-bar en la calle de la Travesera de Gracia, negocio que permitía a la familia vivir con cierto desahogo económico. Hilarión y su hermano estudiaron en el Colegio Claret de Barcelona, perteneciente a la Congregación de los Padres Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María. No muy lejos de su casa, en el solar que hoy ocupa la Sagrada Familia de Barcelona, él y sus amigos veían trabajar al maestro Gaudí en la catedral, y en alguna ocasión con otros chavales de su edad acudieron al taller del artista para verle preparar el templo con cerillas.

A la edad de 7 años, por la fiesta de los Reyes Magos, su madre (Antonia Planas) le regaló una magnifica caja de pinturas al óleo. Este regalo potencia su pasión por la pintura ya manifiesta desde los tempranos años de la escuela. Paralelamente a sus estudios en los Padres Claretianos asistió durante tres años a clases de pintura en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona.

Con 18 años terminó los estudios secundarios obteniendo el título de Bachiller y Diplomado en Teología, complaciendo los deseos de su padre que quería hacer de él un misionero claretiano. Pero sus convicciones personales y las circunstancias familiares variaron substancialmente su destino. La situación económica familiar cambió notablemente con la prohibición del juego, lo que hizo que la actividad en el café que regentaba su padre cayera estrepitosamente. La delicada salud de su madre le provocó la muerte en enero de 1919 y su padre no le sobrevivió muchos meses, muriendo en agosto del mismo año. Hilarión y su hermano quedaron huérfanos con 18 y 16 años. Arruinados y con el poco dinero que pudieron obtener de la venta de las mesas y las sillas del café, se fueron a Granollers a casa de una tía paterna.

Granollers (1919-1939)

Alojado en la casa de sus tíos, Hilarión comenzó a trabajar como camarero en el restaurante familiar "Casa Layón". Cuando esta actividad se lo permitía pintaba en su casa. En 1921 fue llamado a filas para realizar el servicio militar en Burgos, donde debido a sus dificultades de audición en el oído izquierdo ocupó un puesto en el servicio de sanidad militar. No dejó entonces tampoco de dibujar y hacer caricaturas, el comandante que remarcó su talento, le encargó algunos cuadros.

Regresó a Granollers con 23 años (1924) y siguió trabajando en el restaurante, sin olvidar su dedicación a la pintura que cultivó siempre que libraba en su trabajo. Siendo aficionado también a otras actividades culturales de la ciudad, colaboró y protegió el entonces teatro de Granollers "Talía", rodeándose de amigos como José María de Sagarra Capdevila, Amador Garrel y otros.

Granollers era, por entonces, una floreciente ciudad que inauguraba el siglo XX con un crecimiento en el campo industrial, propiciando así el desarrollo de un moderno clima cultural que culminará con la Primera Exposición de Artistas Locales, celebrada en el Casino en el año 1927. Con aquella exposición se pretendía dar a conocer la nueva generación de jóvenes pintores paisajistas cuyos principales representantes eran  Vicent Albarranch[2]. Entre los promotores, a parte del propio Albarranch se encontraban, Hilarión Brugarolas, Francesc A. Planas Doria, P. Iglesias, el músico J. Mª Ruera y el fotógrafo J. Bosch. El museo se abrió con parte de la obra donada por estos y otros artistas simpatizantes. En 1932 a propuesta de Albarranch, que era por entonces presidente delegado de la subcomisión de pintura, escultura y dibujo del museo de Granollers, se nombró a Brugarolas delegado de dicha subcomisión. Todos estos pintores formaban parte del primer movimiento pictórico paisajista de la ciudad.

La diferencia de edad entre Albarranch y Brugarolas era apenas de tres años, pero este siempre consideraría al primero como su maestro, como la persona que le enseñó a pintar. Se sentían atraídos por los mismos temas, salían al campo y pasaban tardes enteras pintando del natural. Bajo la dirección de su maestro, Brugarolas hizo rápidos progresos en su producción y en el aprendizaje técnico. Comenzó a participar en salones de pintura reputados. Después de algunas exposiciones locales en Granollers (1930, 1931), participó en el Gran Salón Regional de Barcelona (1935), de Valencia (1936), o la Exposición Nacional de Madrid (1932, 1934, 1936). Es en la Exposición  Regional de Valencia donde el pintor Puig i Perucho se interesó por sus obras y le animó a participar en la Exposición Internacional de Buenos Aires (1935) y en la Exposición de Pistbourg (Estados Unidos).

Hasta este momento, la pintura realizada por Hilarión Brugarolas se inclinaba principalmente por el tema paisajístico. Paisajes del Vallés Oriental catalán, realizados en su mayoría al natural, surgidos de la observación directa y del trabajo paciente al lado del maestro que le enseñaba a buscar el encuadre adecuado, a combinar los colores, a crear perspectivas, a jugar con la luz, a captar el momento y plasmarlo dejando constancia de la impresión que produce en el artista. Las características que definían la pintura de Albarranch: la pincelada marcada y empastada, suelta y espontánea, la intensidad de los colores, los paisajes de perspectivas profundas, la luminosidad, se encuentran igualmente en la pintura del alumno. En esta primera etapa de su formación artística Brugarolas definió esta forma de pintar, como la manera impresionista catalana.

La Guerra Civil Española (1936-1939)

La guerra de España puso fin al brillante inicio de carrera de este y otros artistas que se vieron arrastrados por los acontecimientos y tuvieron que preocuparse de necesidades más inmediatas que la pintura. A pesar de todo, la vocación iniciada no abandonará nunca su trayectoria humana y en cuanto vislumbró la posibilidad de reencontrarse con la pintura, no perdería la oportunidad.

Durante la guerra civil Brugarolas tomó partido por el bando republicano. Como otra gente de la ciudad que tenían contactos con la CNT, participó activamente en el frente del Ebro, realizando trabajos de cartógrafo en la segunda brigada de choque. Pero la derrota de la facción republicana le llevó a él y a miles de personas a tomar el camino del exilio como única posibilidad de resistencia.

                                                   pays 8    Les Cabannes - Ariège

El exilio a Francia (1939-1955)

En febrero de 1939 al finalizar la guerra, la unidad a la que Hilarión pertenecía se replegó a Francia, donde los heridos recibieron sus primeros cuidados en La Tour de Carol, después su batallón fue internado en el campo de concentración de Septfonds, cerca de Montauban, al sur del país. Allí sus condiciones de vida lejos de mejorar, se agravaron ante el peligro inminente de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la ocupación de Francia por las tropas alemanas, Brugarolas fue resistente bajo las órdenes del coronel Maury en los maquis de Picaussel. Arrestado por la policía alemana por guerrillero español, fue deportado como mano de obra en los llamados Grupos de Trabajadores Extranjeros, sufriendo también allí internamiento en campos de concentración, de donde se evadirá de una manera excepcional junto a un amigo. Después de varias peripecias volvió a Francia.

Acabada la Segunda Guerra Mundial se instaló en Tarascon-sur-Ariége donde consiguió trabajo como pintor en una fábrica, trasladándose después a Aston-sur-Ariége donde trabajó de cocinero en la central eléctrica. Residiendo en Les Cabannes en 1947, y tras no pocos trámites burocráticos consiguió arreglar los papeles para que su esposa e hija, que aún se encontraban en España, pudieran reunirse con él en Francia. Después de nueve años de separación, nacerá su segundo hijo, Elíseo.

Toulouse (1955)

Tras dieciséis años en el exilio, el matrimonio Brugarolas tomó la decisión de cambiar su lugar de residencia, tentados por las mejores expectativas que por entonces ofrecía la ciudad de Toulouse, capital del Alto Garona. Encontró rápidamente trabajo en la fabrica Fournier como recuperador de neumáticos, este trabajo supuso una estabilidad económica que propició el que a partir de este momento, y cuando su ocupación se lo permitía, se integrase en asociaciones de pintores amateurs que realizaban periódicas y puntuales exposiciones por toda la región del Mediodía francés. Los Occitanos y los Meridionales primero, después en la de los Independientes, donde fue adquiriendo con los años el reconocimiento de maestro.

Paralelamente a esta creciente actividad pictórica, su casa se convirtió en un taller-escuela improvisado donde acudían alumnos a formarse y recibir enseñanzas de este ya veterano y experimentado pintor. Uno de sus principales discípulos, Rodolfo Fauria-Gort, exiliado también de la guerra de España, siguió sus enseñanzas durante años hasta que decidió tomar su propio camino. Junto a Fauria-Gort y Max Wallet, formarán durante un tiempo el grupo llamado ORIÓN, bajo el que realizaron numerosas exposiciones  por la región.

En 1961 que expuso por primera vez individualmente, hasta entonces no había presentado al público una exposición personal, lo había hecho a menudo en grupo, pero las telas siempre fueron poco numerosas y no daban más que una percepción parcial de las múltiples facetas de su talento. Fue en la exposición celebrada en 1974 en la Galería L´Atelier de Toulouse, donde se presentó por primera vez una amplia muestra de óleos y gouaches. En el conjunto, particularmente ecléctico, las marinas, los paisajes, las calles, los toros, las flores, los bodegones, reflejaron a un artista presente en los distintos géneros, evidenciando una búsqueda constante y una preocupación por la técnica.

Durante los años setenta y ochenta Brugarolas intensificara su producción y el número de exposiciones, tal es así que participó incesantemente en numerosos salones de grupo regionales y nacionales, incrementando igualmente el número de exposiciones individuales. En este momento cosecha un buen número de distinciones y honores por el conjunto de su obra. Los diplomas y los premios jalonan su carrera artística y el reconocimiento a su labor se hizo público en diferentes homenajes celebrados por toda la región del Midi-Pyrénées francés.

OBRA PICTÓRICA

Hilarión BRUGAROLAS fue un pintor que se reconoce al primer vistazo, por la manera de distribuir y de posar la pasta, por la manera de saturar la superficie. Su técnica de trabajo a cuchillo, que ejecutó con maestría y seguridad, confirió al conjunto de su obra personalidad y estilo propio. Cualquiera de los temas que escogía realizados con esta técnica, parece a priori construidos con cierta fluidez, una ejecución en apariencia espontánea, a veces atropellada, mediante el despliegue de pinceladas dispares, menudas o largas, finas o gruesas, pero escondían tras ellas una sabiduría adquirida durante años y una factura pensada y precisa.

Al dominio de la técnica en sus pinturas, se le unió el instinto del color y la luz. Amén de una materialidad espesa, rotunda, que por sí misma trata con la luz resaltando el color y sus sombras; se le vio enamorado de los colores vivos y de las claridades en el cielo. Se guardó de los excesos y jugó con las sombras y reflejos de una luz intensa que desprendía una variada gama de matices, concediendo un ritmo vivo a sus composiciones, además de hacer un uso contrastado del color, empleándolo en tonos separados, por bloques, y fundiéndolo sólo en zonas, consiguiendo un control eficaz sobre las calidades. Mostró su talento para transformar en sensaciones cromáticas tanto un bello paisaje, como el más leve matiz de veladura dispuesto en un jarrón de flores. 

La pintura de este artista se nos muestra indiferente a las modas, a las corrientes y a las escuelas que surgieron a lo largo de su dilatada vida, no por un desconocimiento de las mismas, sino por la propia personalidad del hombre, que se funde con la de su pasión hacia la pintura y que le lleva a desplegar su creatividad al margen de los movimientos artísticos surgidos en el siglo XX. Pintor sentimental en ocasiones, en muchas de sus obras se inclinó por el impresionismo y la vaporización de las formas. La grandeza de esta pintura está, en la preponderancia del color sobre el dibujo, constituyéndose en valor plástico y expresivo independiente. Su lenguaje realista, de tendencia impresionista, se muestra refrescado por una dicción suelta, por una paleta vivaz, aunque amortiguada, que supo interiorizar la esencia de la realidad, olvidando los detalles preciosistas.

Brugarolas fue desgranando las posibilidades implícitas de las más variadas temáticas. Otorgó un toque propio a temas tan diferentes como sus paisajes, desnudos femeninos, bodegones o floreros. No presentó una línea evolutiva clara, marcada por etapas muy definidas, sino que puso de manifiesto un ir y venir de lo académico a lo experimental, estrechamente relacionado con los temas y lugares que describió. Sin embargo, temperamento y materia pictórica siempre van unidos y le sirvieron para enardecer las formas, los colores de todo aquello que pueda infundir carga emocional a sus obras. Los temas a los que recurrió están inscritos en los géneros académicos, que testimonian la constante de su amor por la pintura clásica, aunque su técnica resuelta en la abundancia de la materia, que dota a estos cuadros de enorme sensualidad; y el tratamiento de los mismos, les confiere de un carácter de frescura y modernidad.

Los paisajesson las representaciones pictóricas emblemáticas del conjunto de la obra de Brugarolas, donde no trató de llevar a la tela una realidad mimetizada, sino que se enfrentó al paisaje para redescubrirlo, rehacerlo en pinceladas que tenían poco que ver con el naturalismo y mucho con el impresionismo y con la capacidad de sentir, de ahondar en su última significación, jugando con amplias perspectivas, y jugando en ocasiones con una resolución a la que no fue ajena el hálito poético. Su visión y sentimiento del mismo, reflejan la claridad de la mirada y la efusión tranquila de alguien que se dejó llevar por una reflexión interna, más que por el afán de una reproducción. En estos paisajes renunció a conceptos naturalistas y buscó  el gozoso recreo espiritual, defendió que el pintor no debe copiar la naturaleza sino comprenderla y recrearla en cada cuadro, al dictado del sentimiento y sobre el dominio de la técnica. La sabiduría de elegir adecuadamente el tema, el encuadre, el punto de mira, se unificó con otros elementos como la luz, la perspectiva, el color y los volúmenes. La opulencia de los empastes, la elaboración interna del colorido se vieron acompañados en ocasiones por una exaltación de la luz solar que hizo fluctuar el color y las formas.

 

                                    .pays 9            pays 6            pays 12            pays 10

Brugarolas se sintió fascinado por la pintura al aire libre, trasladándose con sus bártulos al borde del mar o al pie de la montaña buscando lugares pintorescos. De esta manera aparece en sus trabajos la preocupación por el espectáculo de la naturaleza. El paisaje se vuelve así en objeto y tema de la pintura, en materia propia. Estos paisajes poseen un grado de interpretación de lo real que pasa por el filtro de una mirada entrañable y afectiva, atenta siempre a reflejar al mismo tiempo la grandiosidad y el silencio de la naturaleza y la humanidad igualmente callada de sus pobladores. Su visión será solar y como asombrada ante el espectáculo de la vida, siempre apuntando un grado de comprensión, ternura y hasta complicidad humana con sus personajes. En este compromiso ocupa su lugar una cierta cualidad de ensoñación mágica, así como una suerte de tenue y callado lirismo que apenas si reclama presencia alguna.

Aunque también hay paisajes áridos bajo un cielo tormentoso, creando una atmósfera fantasiosa, de una potencia expresiva radicalmente opuesta a las plácidas impresiones de aquellos paisajes tranquilos, románticos de tonos verdes y olivos desaliñados.

 

        mar 5           mar 21          mar 6                                   toros 3           toros 9

 

 

Enamorado del sol y el cielo azul del sur de Francia Brugarolas pasó largas temporadas en La Camargue francesa, que plasmó en un sinfín de telas: toros, caballos, gentes y paisajes de este bello rincón, fueron recogidos por sus pinceles y recreados en una sinfonía de luz y color de gran plasticidad que jamás se acerca al cromo folklórico. Los toros parecen brillar y salir de una especie de bruma en la pradera húmeda, con un aprovechamiento acusado de las reservas del blanco para conseguir esa sensación continua de limpieza, claridad y frescura. Olivos y almendros en flor y recortados viñedos, reflejan en su exuberancia, el efecto benigno del sol que brilla en la cuenca mediterránea.

Entre sus mejores representaciones paisajísticas están esas espléndidas marinas, temporales en el mar, el choque de las olas contra las rocas al levantarse el sol, destellos de la mar bajo los brillos del atardecer, volcado hacia un cierto naturalismo, con su acierto y capacidad para representar el movimiento compositivo y la combinación dramática del color (verdes oscuros, violetas y naranjas), así como los cambios de luz en las masas de agua. Playas y rocallas, arenas inacabables, forman parte del sencillo universo imaginativo y real de su autor, que acompaña a estas vistas en ocasiones de una barquichuela varada en cualquier playa, o una casita que se supone habitada de recuerdos. El mar fue un motivo iconográfico habitual  en su obra y sus diferentes estados y comportamientos fueron analizados por el pintor con un interés que fue más allá de la mera representación para aproximarse al sentimiento de una estrecha relación. Una filiación que asumió, a veces en la distancia, con plena conciencia de los momentos vividos.

La temática sobre Los campos de concentración no fue muy frecuente, pero cuando lo hizo fue una reflexión sobre la fragilidad del ser humano, sobre la trágica existencia del hombre deportado despojado de sus raíces y sus familias, donde la angustia, el miedo, el pesimismo y la melancolía, son los sentimientos predominantes. Las siluetas de los personajes que forman parte de la impresionante serie de obras recuerdo de su paso por los campos de concentración nazis nos miran con ojos congelados inmersos en esqueléticos cuerpos. Estos hombres y mujeres de ojos desorbitados están petrificados por un dramatismo penetrante. La luz viene del interior y aflora sobre los motivos, no hay brutalidad y una caricia de claridad ofrece su imponderable y misteriosa emotividad, sombras y reflejos de un pasado distante, pero no lejano a la memoria del artista. Nos echa a la cara, como un remordimiento de pasados olvidados, un revivir de trágicas emociones, entre un realismo patético y un expresionismo pictórico.

Tomar lo real de cerca para aproximarnos a la composición es lo que hizo el pintor en sus cuadros de Bodegones y flores.

Bodegones organizados compositivamente con el rigor cezanniano y la disposición cromática de los fauvistas, cargados de  manzanas, uvas, peras o granadas dispuestos en fruteros, y acompañados de botellas o vasos, tienen en ocasiones, un trasfondo de paños de tradición zurbarenesca. El impulso lírico de estas agrupaciones de frutas y objetos, solo aparentemente casuales, le lleva a desmenuzar los variados componentes de este mundo, como si en su enumeración residiera el secreto de su armonía.

Las florespueden ser de dos tipos aquellas que adolecen, quizá de un excesivo naturalismo y las de proyección impresionista, que apuestan en su factura por el vigor, más que por el mero reflejo de la realidad, ricas en materia y en tonos constituyen una muestra de su veta colorista, evocando el estilo potente de Van Gogh. Ramos de lilas, mimosas, margaritas, lirios, alguna dalia, varas de tiernos colores, concretos en los pétalos y casi abstractos en la expansión que los alza a la luz, como pequeñas antorchas que inundan la atmósfera que los rodea de una viva claridad. Flores cortadas formando ramos ligeros que son, en su misma ordenación, obras de arte de la naturaleza doméstica, acompañadas de una vertiente lírica incontrovertible.

Nunca ajeno a otras sugerencias Brugarolas obtuvo referencias temáticas para sus telas, en diversidad de géneros y asuntos, que le sirvieron para investigar las diferentes formas interpretativas. Los desnudos femeninos de formas plenas, voluptuosas, afianzadas en un dibujo preciso, son un reducto carnal adornado de cierta picardía. Su abandono de colores un poco apagados, se realzan con un fondo de ciertos brillos. La belleza de estas representaciones radica en los escorzos que adopta la figura, no siempre de fácil traducción plástica. La tauromaquia fuente de inagotable riqueza simbólica, misterio y dramatismo, fue abordado por el pintor como otra manera de expresar sus inquietudes creativas. La gama cromática empleada en estas obras (rojos y negros) son los propios de esta iconografía. La corrida, la fiesta, la actitud del hombre y el toro en la arena, están marcados por el sentimiento y los tonos de la tragedia.

Al contemplar gran parte de la obra de este artista sólo hay que dejarse arrastrar por la sensación estética externa, sin pretensiones ajenas. No buscó, salvo en contadas excepciones, externalizar mensajes ideológicos, sino que se movía en el entorno de la intuición, en la sensación placentera de la contemplación, en el gusto por el color y las experiencias visuales. Hay que destacar entre las aptitudes, el noble empeño del artista por hacerlo bien, por alcanzar la perfección técnica que le permitiera idealizar la naturaleza de los seres y de las cosas que con tanta frecuencia incluía en sus obras. El resultado fue el logro incuestionable de una potente madurez creativa y una obra sólida y coherente durante su carrera artística.


3 Vicent Albarranch Blasco (Elche, 1899-Alicante, 1940). En 1922 se instaló en Granollers, consiguió un trabajo estable en el Registro de la Propiedad y se casó con Isabel Planxart. En 1928 viajó a París para conocer la pintura impresionista. Se integró en el medio artístico local y puede decirse que de su grupo de amigos surgirá y se desarrollará el núcleo plástico de Granollers. Artistas como el ceramista Antoni Cumella y el pintor y dibujante Francesc Serra, contribuyeron a forjar la moderna historia del arte en Granollers.

[2]El museo no tuvo sede oficial hasta 1946, año que se inauguró oficialmente, en la actualidad ocupa un moderno edificio construido expresamente para este fin en 1974.


[1] La exposición Artistas Españoles Exiliados en Toulouse  presentada en el Centro Cultural de Blagnac de Toulouse, comisariada por Violeta Izquierdo, fue el resultado de sus investigaciones realizadas durante 10 años sobre esta temática. En 2010 esta exposición se reeditó en el Museo de los Jacobinos de Toulouse.

2 La exposición estuvo comisariada por Monique Rey-Delqué, conservadora de conjunto conventual de los Jacobinos y encargada del  Patrimonio Histórico de la ciudad de Toulouse.